El boreout es, principalmente, un problema del propio trabajador. ¿Cómo es posible llegar a esta situación? Para dar respuesta a ello, se identifica una de las principales causas: el empleado trabaja en un lugar falso, en un entorno que fomenta la infraexigencia y el aburrimiento. En este aspecto, la empresa tiene una responsabilidad clave: si un trabajador sufre boreout es culpa de la empresa y, concretamente, de su superior. Por lo tanto, es la empresa quien debe reaccionar e identificar las áreas clave donde actuar para resolver el problema.

 

 

¿Qué puede hacer la empresa contra el boreout?

Existen, principalmente, tres áreas donde las empresas deben actuar:

Organización:
Parte de la organización es su cultura, y la empresa debe ser capaz de crearla sin dar lugar al boreout. La cultura empresarial es la base de las actuaciones diarias en la relación entre unos y otros, en el contacto con los proveedores y con los clientes. Debe disponer de una planificación del personal que pueda afrontar los desafíos del futuro: las personas adecuadas deben ocupar los lugares adecuados. Y finalmente, debe actualizar constantemente la descripción de los puestos de trabajo y adecuarlos a las personas que los ocupan.

Liderazgo:
Los principios básicos de liderazgo deben estar definidos y ser válidos para todos los directores y líderes dentro de la empresa. Estos principos deben servir para promover a las personas adecuadas en los puestos de responsabilidad, ya que una mala selección puede crear boreout entre los miembros de un equipo. Delegar parte de las obligaciones si no hay mucho trabajo para los empleados puede ser un comportamiento del líder que ayude a evitar el boreout.

Comunicación:
El primer error suele empezar con la oferta de trabajo y la primera entrevista: por eso, una buena comunicación empieza con una oferta de trabajo sincera y transparente, explicando las verdaderas obligaciones y tareas del puesto. En muchas ocasiones, la descripción del puesto de trabajo supera la realidad: se ofrecen responsabilidades en todos los proyectos, casi prometiéndole la oportunidad de salvar el mundo. Pero evidentemente, el descontento llega pronto. Por ello, una constante comunicación interpersonal con los empleados evita que se produzcan situaciones y comportamientos que fomenten el boreout.

 jefazo

aburrido
Copyright © 2008 Philippe Rothlin & Peter R. Werder
developed by